ITINERARIO DEL CAMINO DE MADRID A SEVILLA

Portada del libro
En la Biblioteca Nacional he visto un curioso libro de viajes de 23 pags., llamado “Itinerario del Camino de Madrid a Sevilla”, en diligencia, fechado en 1823, y firmado por José Brun, editado por la Librería Minutria de la calle Toledo de Madrid, del que he entresacado el recorrido que describe por la provincia de Córdoba. A mi modo de ver con ciertas carencias e imprecisiones en algunas cuestiones y cargada la tinta en otras. Pero en el fondo lo que se pretende es ofrecer una vista de primeros del siglo XIX. Nos ofrecen los lugares de los cambios de postas.
Un modelo de diligencia
Habla de que la Córdoba de ese tiempo tenía sólo 9902 vecinos, dice: ” muchas iglesias y edificios de mérito. El teatro aunque pequeño es hermoso. La catedral es magnífica, construida de vistosas piedras y a su lado se levanta una bella torre.” Ignora el autor la Mezquita, a la que no menciona, y sin embargo cita el palacio del Obispo y el de recreo de la Alameda del Obispo, incluso su laberinto, que me parece que ahora ya no está. A saber por qué.
Paginas del libro
Dice que cuando pasan por Pedrabá (Pedro Abad) se descubre a un lado Bujalance, es verdad que precisa que a más de dos leguas, pero a lo mejor lo que se ve es la torre. A Villa del Río la llama Aldea del Río. Eso sí, cita la Grúas del Carpio, lo que demuestra que ese ingenio estaba funcionando en esa época. También para el famoso tema de las “pernostaciones” hoteleras de Córdoba, si dice que se hacía noche en Córdoba.
Páginas del libro
“A las dos leguas de salir de Andújar se entra. en la provincia de Córdoba y a las otras dos se llega a Aldea del Río cuya villa formada de tres grandes calles está situada a las orillas del Guadalquivir. Cuenta una parroquia, y 585 vecinos, posadas regulares. A poco más de dos leguas se descubre a un lado la ciudad de Bujalance y pasando por el pueblo de Pedrabá se llega después al Carpio en que esta la parada, de postas.
La posada de esta villa está en el mismo y es regular. El pueblo se halla agradablemente situado sobre una pequeña eminencia cerca del Guadalquivir. Tiene unta parroquia y 320 vecinos. Su campiña es muy fértil y se riega con las aguas del rio, para lo cual hay una gran máquina digna de verse.

Una diligencia

Siguiendo por un terreno arenoso y lleno de piedras se llega a las ventas de Alcolea en que se muda la posta; y a poco rato se pasa el famoso puente de su nombre sobre el Guadalquivir construido de mármol negro sobre veinte arcos. Desde aquí es más agradable el camino y al cabo de dos leguas y media se entra a la hora de comer en Córdoba, en cuya ciudad suelen detenerse los carruages hasta el día siguiente.

Esta ciudad capital de su provincia se halla situada a las márgenes del Guadalquivir en un parage delicioso al pie de altas montañas que están llenas de huertas y casas de recreo. Su población es de 9902 vecinos y tiene muchas iglesias y edificios de mérito. El teatro aunque pequeño es hermoso. La catedral es magnífica, construida de vistosas piedras y a su lado se levanta una bella torre. Tiene esta iglesia diez y siete puertas y diez y nueve naves grandes con otras tantas menores sostenidas por centenares de columnas, y un hermoso patio de naranjos adornado con varias fuentes. El palacio real parece una ciudadela, y el del obispo es bastante bueno, capaz y hermoso. Las calles son estrechas y las casas de un aspecto agradable.

Casa de Postas de Puente Viejo

Esta ciudad fue en otro tiempo muy rica y comerciante, más hoy está muy decaída. Conserva algunas fabricas de seda, cintas, galones y sombreros. La fertilidad de sus campos producen toda clase de frutos y sus caballos son los más estimados de Andalucía. A media legua de la ciudad y en las márgenes del Guadalquivir tiene el obispo un hermoso palacio de recreo con deliciosos jardines, adornados de alamedas, plantas y flores de todas especies y un bello laberinto de naranjos.

La plaza forma un cuadrilongo y sus edificios uniformes se parecen a los antiguos de la de la Constitución de Madrid. Sus posadas son buenas y los paseos deliciosos. A la salida de esta ciudad se pasa el Guadalquivir por un gran puente de quince arcos, y continuando por un camino bastante bueno se trasponen algunos cerros y se llega á las tres leguas después a la venta de Mongonegro en donde está la posta.

Casa de Postas de Mongonegro

Desde aquí se viaja con el mayor gusto por estar los campos perfectamente cultivados y hallarse muchas casas de campo y algunas aldeas que ofrecen una vista alegre y pintoresca. De este modo se pasan las tres leguas que hay hasta La Carlota en donde hay una grande y magnifica posada que está servida con abundancia, delicadeza y gusto. Esta hermosa villa situada en una eminencia es una de las nuevas poblaciones de Sierra Morena. Antes tenias éstas un intendente que residía en un palacio que hay en esta villa. Tiene 747 vecinos, una parroquia, y a corta distancia una copiosa Fuente que llaman de Rabadanes. Su terreno es muy fértil.

Otra diligencia

Continuase por entre alegres campiñas cubiertas de olivares, quintas y casas de recreo hasta dar vista a la ciudad de Écija asentada a orillas del río Genil en una llanura cercada de cerros.”
No cita la casa de postas de Puente Viejo, por lo que estimo que cada línea de diligencia tendría sus paradas. Si la de Mongonegro pasada la Cuesta del Espino, donde se encontró el miliario que está en el cortijo del Marqués de Santa Rosa, lo que demuestra que el camino es de la época romana.
La Casa de Postas de Puente Viejo
La Casa de Postas de Mongonegro
El Miliario romano de Mongonegro


Fotografías de autor e Internet
Bibliografía Biblioteca Nacional

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.

La entrada ITINERARIO DEL CAMINO DE MADRID A SEVILLA aparece primero en Blogs de Córdoba.

Powered by WPeMatico