¡VUELVA USTED MAÑANA!

No es la del registro o ventanilla de información del ayuntamiento

Nos queda algo de tiempo, aunque no se puede generalizar, para que los servidores públicos vean a los administrados como que son en cierta medida quienes les pagan el sueldo, además de permitirles con ello, una tranquilidad familiar que no tienen muchos millones de trabajadores. Viene al hilo de una odisea administrativa que pase ayer, estoicamente, como no podía ser de otra manera, en evitación de subidas no deseadas de tensión. Tuve, que arreglar unos documentos a unos familiares que carecen de la movilidad necesaria por la edad y los achaques, precisamente consistían en sendas solicitudes de ayuda domiciliaria. La Asistenta Social les había rellenado las solicitudes y señalado los pasos a seguir. Les hice unas fotografías a los DNI y los imprimí en mi casa. Comprobé en Internet los horarios de los Centros Cívicos para dirigirme al más cercano. En la Web ponía de 8 de la mañana a dos de la tarde. Puntualmente a las ocho entré al Centro Cívico, la recepcionista, me dijo que se abría a las ocho y media, pero que me saliera del calor de la calefacción que pagamos los contribuyentes, al frío de 3º grados que hacía en la intemperie, por uno se qué de que se llena la sala y no pueden actuar los servicios de limpieza. Estaba completamente sólo. Me salí y estuve media hora a tres grados en la calle. Cuando entré seguía sola la sala de espera.
Ocho y media. Entrega de solicitudes, petición de unos certificados de empadronamiento. Quejas de la funcionaria, de que no estaba bien el servicio informático, y lo peor que no llevaba los originales de los DNI. Le dije que había realizado una fotografía de ellos con el teléfono, que enseñé, y de ahí los había imprimido, en color. Me dijo que no que no lo podía admitir. Craso error y desconocimiento de las más elementales normas de la Ley de Procedimiento Administrativo. Si la documentación no está en regla se admite, se registra y después se requiere al administrado que subsane los errores que haya en ella. 

Además que con sólo entregar las solicitudes es suficiente. Nuevamente la Ley de Procedimiento Administrativo, si los documentos que deben acompañar los expide la propia administración ella deberá adjuntarlos a la misma. Que significaba esto, que debía haberme admitido la documentación y luego subsanar las carencias de la misma a posteriori requerido con un escrito señalando las deficiencias observadas. Pero cuál sería el resultado, alargar un procedimiento que ya de por si tarda hasta el extremo que los peticionarios salen de la lista antes de concederles las ayudas por motivos precisamente del DNI (estamos hablando de personas que superan los 80 y otro 85).

Vuelta a casa de los familiares, que viven en un barrio donde no se puede llegar en vehículo, dejarlos indocumentados, y marchar ahora al registro del Ayuntamiento, en este caso el del Gran Capitán. Entrar en la sala y pensar que estaba en la Venezuela publicitada por el conservadurismo rancio de este país, por la enorme cola zigzagueante, pero no, era el Ayuntamiento de Córdoba. El registro, que por una mala política previsora se encuentra sin el personal necesario, por una convocatoria que ha dejado sin auxiliares administrativos al mismo. Ojo, miro la pantalla y exhibe el 56, y el número que me dan es el 167. Ciento once personas delante para gestiones de registro. La cola de Información no la comento, horrorosa. Dos horas largas de espera. Eso sí cuando me tocó, una atención exquisita del profesional que me atendió, me recordó lo de la Ley de Procedimiento Administrativo, que me debían haber admitido la solicitud en el Centro Cívico, a pesar de que contenía un error subsanable, y me sonrío cuando vio que el error subsanable era una aplicación estricta de las obligaciones del funcionario. El desconocimiento del ley y una estricta interpretación personal que entendía rechazar la solicitud.  
Le comenté que he sido funcionario de una institución 45 años y sé cómo se pueden flexibilizar los procedimientos administrativos aplicando el “indubito pro reo” (es una licencia literaria para hacer la vida más fácil de quién te paga el sueldo). Si yo me empeño en dejar las solicitudes con el defecto de no estar compulsadas las copias del los DNI, hubiera alargado el procedimiento y aumentado el trabajo de otros funcionarios al solicitar la subsanación. O a lo mejor hubiera tenido también que presentar una queja en toda regla a la dirección del Centro Cívico. Y lo peor, me hubiera subido la tensión.
Al final pude resolver la situación pero me llevó en ello toda la mañana, cuando podía haber estado resuelta a las nueve menos cuarto. Soy un convencido defensor de lo público, es mucho mejor que lo privado, para mí, y además lo pagamos todos, pero es necesaria una mejor formación del servidor público y no sólo de las normas que protegen al administrado para hacerle la vida más fácil, sino de algo muy especial, el trato y la flexibilidad en los procedimientos. Me imagino unos viejecitos, al frío de la mañana porque estaba equivocada la hora de acceso al centro, y los mareos de no poder moverse con los carritos de un lugar a otro. Impensable, bueno en la Venezuela de los carcas, según ellos es así.
Nota: las fotos son de la red, no del ayuntamiento de Córdoba, pero con sólo pasar por allí a media mañana se pueden ver. Los chistes de Forges son porque con humor se anda el camino mejor que con pan y vino.
Fotografías de la red
Bibliografia de la vida misma.

Este es solo un extracto del texto completo.

Puedes ver el artículo original aquí.

La entrada ¡VUELVA USTED MAÑANA! aparece primero en Blogs de Córdoba.

Powered by WPeMatico